Las cúpulas de Buenos Aires

Se presentan en diferentes variantes, según su aspecto externo. Hay cúpulas completas, incompletas, las que están apoyadas en volumen circular de fachada, las esféricas, las semiesféricas, las de curvatura parabólica, las de curvatura hiperbólica, las de curvatura elíptica, las piramidales, las cónicas y las hexagonales. En “Mi Belgrano Ciudad”, proponemos un recorrido por algunas de las más emblemáticas y pintorescas.

Planetario
Av. Sarmiento y Belisario Roldán, Palermo

Tiene una cúpula semiesférica de 20 metros de diámetro, es de estructura metálica conformada por 5.300 barras de acero inoxidable interconectadas, recubierta por placas de aluminio, madera y vidrios curvos. Su iluminación es externa de carácter ecológico con luces del tipo LED. Remata un edificio de cinco niveles y también se apoya en un tambor circular, vinculándose ambos con una corona circular, conjunto desarrollado en estructura de hormigón armado.

Embajada de Francia
Cerrito 1399, Retiro

Es una destacada obra del arquitecto francés Pablo Pater. En la embajada de Francia se percibe la integración de diferentes volúmenes orientados a los distintos puntos cardinales, en una composición formal del conjunto poco frecuente, destacada hacia la plaza Carlos Pellegrini con un remate cupular que enfatiza la ochava principal del edificio y su mejor orientación urbana. Luce un tambor circular remarcado por una cornisa curva, luego la medianaranja de arco parabólico, perforada con óculos y recubierta de tejuelas y el remate del cupulín mirador y su aguja de coronamiento.

Cúpula parabólica Callao y Lavalle

Es una obra de 1924 de los arquitectos Oscar Schoo Lastra y Parodi, y el ingeniero Figini. El estilo arquitectónico del edificio pertenece al Academicismo y muestra su ascenso hacia las alturas con una esbelta cúpula de arco parabólico en su medianaranja, de ramas ascendentes y descendentes casi rectas, arrancando de un tambor circular con cornisa para finalizar en una cupulita previa cornisa de bordes rectos hexagonales y aguja en remate contundente.

Banco de la Nación
Av. Rivadavia 317/25/33, San Nicolás

Este edificio declarado Monumento Histórico Nacional, tiene la mayor cúpula de la ciudad de Buenos Aires. Posee una dimensión monumental típica de las construcciones de aquella época, comenzó a construirse en 1942 y se finalizó totalmente en 1955. El espacio central que organiza el partido arquitectónico es de una dimensión única con 50 metros de luz entre apoyos y 36 metros de altura de la cúpula que lo cubre. Tiene un casquete esférico alargado y nervurado con arcos radiales, dividido en ocho paños de dos dimensiones, con caladuras de carpintería de vidrios repartidos para la entrada de luz natural tapado por la mansarda que corona todo el perímetro del edificio. A pesar de sus enormes dimensiones es invisible desde la vía pública, solamente se percibe su magnitud desde el interior del edificio bancario en su ámbito central, iluminado por luz natural proveniente de grandes caladuras cubiertas por paños de vidrio translúcidos.

Congreso Nacional
Av. Entre Ríos y Av. Rivadavia, Balvanera

La cúpula está ubicada en el centro del edificio del Congreso Nacional en coincidencia con el eje vertical, detrás del acceso principal y enfatizándolo como buen mensaje arquitectónico renacentista. Inaugurada en 1906 bajo el proyecto de los arquitectos Víctor Meano y Julio Dormal, la obra se finalizó entre 1904 y 1906. Por su composición estructural y arquitectónica es la cúpula más compleja de nuestra ciudad. Es un conjunto de dos cúpulas, una inferior y la otra de remate superior, donde se integran sectores de mampostería sustentados por una estructura metálica con perfiles de hierro fundido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.