Ciclismo y Movilidad Sustentable

Meses atrás, se llevó a cabo una nueva “Reunión de Relevancia”, un espacio promovido por el Gobierno de la Ciudad en donde se dan cita a los vecinos para que participen de un encuentro con una figura destacada en cierto rubro. En la misma, el protagonista brinda una charla sobre un tópico en particular desde su voz autorizada, vinculándola con el día a día de la ciudad y sus barrios, para interés de los porteños.

En aquella oportunidad la temática de la jornada fue “Ciclismo y Movilidad Sustentable” y el invitado fue Adrián Puente, periodista y conductor de radio y TV (Telefe y CNN Radio Argentina), quien es amante del ciclismo y militante de la movilidad sustentable. Además, estuvieron presentes el Director del Planificación, Uso y Evaluación de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas, y una representante de la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad. La reunión se llevó a cabo a través de la plataforma virtual ´Zoom´.

Como introducción para iniciar la jornada, Adrián Puente narró cómo arrancó su idilio con la bicicleta hasta convertirlo en un hábito de su vida. Desde muy chico descubrió el gusto cuando heredó la de su hermana y comenzó a andar por las calles de su barrio: Villa Luro, en una época en donde los chicos podían divertirse libremente estando en la vereda. Usaba la bici como transporte para ir al colegio, hacer las compras, visitar a sus tíos y abuelos. Además del componente lúdico que ésta tenía para jugar carreras con sus amigos y andar por la plaza. Es decir: para él era un medio de transporte y de entretenimiento. Luego su padre le regaló una bici de carrera a la cual no llegaba a subirse, porque era pequeño. Cuando lo logró, la usó hasta los 20 años. Con el paso del tiempo la vida del día a día (trabajo, obligaciones, rutinas, etc.) lo fue llevando hacia otros lados, hasta que nuevamente se introdujo de lleno en el mundo de la bici. Hace 15 años, cada vez con más intensidad, hace uso de ella. Afirmó que las políticas del Gobierno de la Ciudad de fomentar el uso de la bici como medio transporte con diversas obras: muchísimas bicisendas y ciclovías, bicicletas para uso público; crean un contexto y entorno amigable para los ciclistas, el cual estimula su uso. Esto permite que la gente se anime a recurrir a la bici como principal medio de movilidad dentro de la ciudad. Aunque, remarcó, hay mucho para mejorar al respecto en cuanto a infraestructura. Para él, la bici pasó del ocio del fin de semana a la utilización diaria para ir a sus trabajos. Fomenta entre sus seres cercanos que se sumen al uso del vehículo de dos ruedas, afirmando que logró ya persuadir a varios.

Adrián se abrió ante los vecinos presentes en la charla y contó una infidencia de su vida que tuvo que ver directamente en su regreso al hábito de la bicicleta. Cercano a cumplir los 40 años sufrió un episodio de salud vinculando con el estrés debido al exceso de trabajo lo que lo llevó a un nivel de agotamiento muy grande. Su salud le dio una alerta: tuvo un Accidente Isquémico Transitorio. Al ser una persona muy sana (no fuma, bebe muy poco alcohol), era un paciente de bajo riesgo, por lo que su neurólogo le dijo que no le iba a hacer tomar pastillas, pero que como parte del tratamiento necesitaba alguna actividad que le sirviese para expulsar la adrenalina que le generaba su profesión, para así “llamar” a las endorfinas. Y esa actividad que eligió fue la bici, generando el reencuentro luego de haber abandonado la práctica durante los años anteriores. Se compró una y comenzó usándola los fines de semana en tramos cortos. Paulatinamente fue utilizándola para movilizarse a casi todos lados. Un fenómeno de moda que le sirvió muchísimo fue el invento de las bicis plegables, ya que va a sus trabajos con ella y la pone, por ejemplo, al lado de él en el estudio de radio mientras hace su programa; cosa que le es muy funcional. Tal es su gusto por este vehículo que no solo tiene una sino cuatro, y dependiendo el recorrido que haga usa una u otra: plegable, rutera, urbana y mountain bike. Volver a la práctica del ciclismo, afirmó, le cambió la vida y le mejoró su salud física y psíquica.

Asegura que, por más que esté cansado por la rutina, se sube a la bici y al bajarse tiene una energía que no tenía antes. Para él, peladear es un encuentro con uno mismo. Aclaró que también, cuando la situación lo demanda, usa seguido su auto, pero que al hacerlo valora más la bici, porque al andar en coche ve todas las cosas de las que se salva cuando se transporta en dos ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.