lun. Abr 22nd, 2024

El hacinamiento, la falta de luz natural y ventilación, la escasez de espacios verdes de cercanía, el colapso de los servicios, los pocos lugares de estacionamiento y el ruido constante, repercuten significativamente en la calidad de vida y la salud de todas las personas, más aún de las personas en situación de discapacidad y personas mayores. Los efectos negativos del nuevo Código Urbanístico, actualmente denunciados por numerosas organizaciones barriales que se declararon en estado de Emergencia Urbanística Ambiental, se potencian con los del nuevo Código de Edificación. Con la normativa vigente los desarrolladores inmobiliarios se encuentran habilitados no sólo para construir más metros cuadrados en cada lote, creciendo en altura y avanzando sobre pulmones de manzana, sino más cantidad de unidades funcionales, con ambientes de menor superficie.

El achicamiento de las viviendas contribuye aún más al hacinamiento, sobre todo para aquellas personas que requieren asistencia personal y equipamientos de apoyo para la vida diaria. También genera incompatibilidad de funciones dentro de un mismo ambiente, como la educación a distancia y el teletrabajo. Si siempre fue complicado para las personas en situación de discapacidad encontrar viviendas, la situación empeora al haber menor oferta de viviendas accesibles.

Desde la Fundación Rumbos acompañamos las propuestas de las organizaciones barriales para la modificación del Código Urbanístico. A su vez, seguimos luchando para que se derogue el Código de Edificación de CABA (Ley 6100 y su modificatoria Ley 6438) por no respetar el proceso de participación ciudadana y el derecho a consulta de las personas con discapacidad y sus organizaciones representativas (art. 4.3, Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad). Esta falta de consulta dio lugar a un código discriminatorio en virtud de la existencia de artículos que lesionan el derecho a la accesibilidad de las personas en situación de discapacidad, los cuales impactan fuertemente en otros derechos, como el derecho al trabajo.

Fundación Rumbos
E- MAIL: fundacion.rumbos@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *