El valor del arbolado urbano en la ciudad de Buenos Aires

Desde las primeras plantaciones fueron siguiendo los principios de estética, salud e higienismo.  Una ciudad arbolada y verde despierta admiración en las personas,

También el arbolado influye en la salud, la calidad del aire que se respira. – Las corrientes y las inundaciones de agua, la moderación de las temperaturas extremas y la belleza hacen de los arboles elemento necesario del patrimonio público.

Sin embargo lo que no se conoce no se cuida. En virtud de lo dicho conoceremos algunas especies que por su sombra flores y color de hojas podemos declarar a los arboles de la ciudad de Buenos Aires “conciudadanos” por el beneficio que nos dan.  Por ello debemos dar  a los arboles  la importancia y el amor  que se  merecen.

Entre las  variadas especies  que abundan  en la ciudad se estacan:

  1. ACER NEGUNDO: nativo de América del Norte. De rápido crecimiento (entre 10 y 15 metros de altura) posee gran copa, hojas verdes que viran amarillas en otoño. Con flores vistosas. En 1897 se plantaron 522.No es tolerante a la poda y esas heridas se convierten en puerta de entrada de pudrición de varias especies de hongos. Lo que lo hace no recomendado para arbolado urbano.
  2. EL OMBÚ: nativo de Argentina (existen también en Uruguay, Brasil y Paraguay). A pesar de la creencia el ombú no es nativo del pastizal pampeano, Oriundo del Monte del nordeste argentino hasta los Talares de barrancas bonaerense. Se lo considera un gran herbácea Su madera no se lignifica alcanza una altura de 7 a 12 metros. De densa copa, ramas gruesas, tronco cilíndrico. Con el paso de los años forma un pedestal del que pueden salir otros troncos. Hojas alternas, oblongas color verde lustroso se le adjudica valor medicinal, forma parte de los mitos y leyendas del acervo folklórico.  Forma parte de la Alameda del siglo XIX en Paseo de Julio y en Parque 3 de febrero existen algunos.
  3. TIPA BLANCA: en estado adulto alcanza más de 20 metros, tiene follaje sema-persistente. Pierde las hojas en primavera donde da lugar a loa floración amariposada y en racimos. Se encuentran en calles Pedro Goyena, Melian, El Cano, Avenida Libertador, La Pampa, en Costanera Sur. Avenida 9 de Julio y Avenida Santa Fe.
  4. LAPACHO ROSADO: Nativo de la Selva tucumano-orínense. Alcanza 20 metros de altura, hojas opuestas compuestas por 5 foliolos. Flores rosadas reunidas en inflorescencias terminales llamativas y semillas achatadas. Posee propiedades medicinales reconocidas. Florece en primavera. El botánico Pablo Lorente se lo dedico al Dr. Nicolás Avellaneda destacado estadista y propulsor de las Ciencias en Argentina. En la década del 40 del siglo pasado se incorporó al paisaje urbano de Buenos Aires. Hoy podemos verlo en la zona de Recoleta y ha sido repuesto en Buenos Aires en el año 2004.
  5. JACARANDÁ: Nativo de las Yungas (selvas de montañas) en el noroeste argentino. (Tucumán, Salta y Jujuy). Árbol indígena muy bello introducido en áreas tropicales por su bella floración. Alcanza una altura de 15 a 18 metros, tronco inclinado y follaje plumoso. Sus hojas caen en primavera antes de la floración. Sus frutos son planos secos y esféricos y permanecen largo tiempo en el árbol. También fue introducido por Carlos Thays en el siglo XIX.-Actualmente hay más de 11.000 ejemplares de Jacaranda alineados en veredas y 1500 más en Avenida Libertador, calle San Juan   y Plaza de Mayo. En Plazas y Parques, Plaza Italia, Rosedal y Avenida Belgrano.
  6. PALO BORRACHO:  de flor rosada originario del Nordeste Argentino, Brasil   y Paraguay. Se encuentra en Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones Santa Fe y se lo incorporo a Buenos Aires comienzos del siglo XX. Alcanza 25 metros de altura tronco abultado de corteza verde lisa con aguijones cónicos. Hojas palmadas de tono broncíneo al brotar. Flores grandes vistosas en varios tonos de rosa. Frutos llamativos abren en primavera y dejas escapar pelos sedosos. Fácil de reproducir por semilla. Se lo aprecia en Avenida 9 de Julio. altura Independencia y en Plaza San MartÍn.
  7. GOMERO: tallo erecto hojas persistentes alternas   pecioladas, de formas y tamaño diferente. Sus raíces pueden arraigar y formar nuevos ejemplares. Posee flores unisexuales raramente dioicas apétalas. También se lo encuentra en macetas como planta de interior. No se recomienda en aceras porque su crecimiento es agresivo. Es un digno ejemplar de grandes parques.
  8. LA MAGNOLIA DE AVELLANEDA: en Avenida Berro a metros de Jardín Japonés. Símbolo de la inauguración del Parque conocido “Bosques de Palermo” y en el 3 de febrero.
  9. CEIBO DE PLAZA LAVALLE: fue plantado por Torcuato de Alvear en 1878. Se debilito y debieron apuntalarlo. Existen en la ciudad 446 árboles protegidos por su valor histórico y 302 están inventariados para hacerles tratamiento de recuperación.
  10.  AGUARIBAY: del Perito Moreno fue plantado en 1872 está ubicado en Instituto Bernasconi en Parque Patricios.
  11. GOMERO CENTENARIO DE PLAZA SAN MARTÍN: En Retiro notable de la flora porteña.
  12. ALGARROBO DE PUEYRREDÓN: en donde se ubicó la quinta de San Isidro actualmente crece en Plaza Pueyrredón de Flores.  Desde 1966 se cuenta que a su sombra San Martin y Pueyrredón hablaron sobre la campaña libertadora. Esta Plaza esta sobre Rivadavia al 6900 entre Yerbal y Fray Rodríguez y Artigas.

INVESTIGACIÓN SOBRE EL ARBOLADO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES DE LA LICENCIADA ALBA MARINA SORIA LANNES.

Presidente de UNIÓN DE ASOCIACIONES SANMARTINIANAS

MIEMBRO DEL CLUB DE LEONES BUENOS AIRES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.