sáb. Dic 9th, 2023

Una mujer denunció en la Comisaría Vecinal 14 B de la Policía de la Ciudad que había dejado estacionado su auto, un Audi A 1, en Soldado de la Independencia al 800, habiendo cerrado las puertas y activado la alarma con el pulsador, y al volver las puertas estaban desbloqueadas. Además dijo que a unos metros de su auto vio a un hombre en actitud sospechosa, dando vueltas por el mismo lugar con un auricular en una oreja y maniobrando algo dentro de un morral.

Un oficial se trasladó hasta el lugar e intentó identificar al sospechoso que salió corriendo. Tras una persecución lograron detenerlo, a unas 4 cuadras, en Matienzo al 1800. El hombre de 24 años fue requisado frente a testigos y le hallaron un inhibidor Baofeng con batería extra, auriculares, un celular y un papel con anotaciones de varias direcciones (los investigadores sospechan que podrían ser de lugares para cometer robos). Estos inhibidores, manipulados por los ladrones a una distancia corta, neutralizan las señales de cierre automatizado y de alarmas, en el momento en que el usuario del auto pulsa el cierre del sistema electrónico. El dueño se retira creyendo que el vehículo está seguro pero en realidad está abierto, a expensas del ladrón para llevar lo que hay dentro. Por ese motivo, se recomienda que tras apretar el botón del control de cierre, se compruebe que el vehículo realmente esté cerrado.

Intervino en la causa el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 10 que dispuso la detención del imputado y el secuestro de los elementos que portaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *